A Uribe y al Centro Democrático les lanzaron ratones vivos en el Senado

La agresión se produjo después del gesto de reconciliación entre el expresidente y la Farc. La plenaria tuvo que ser suspendida de forma temporal.

Desde el sector de las barras se arrojó una bolsa llena de confetis con cuatro ratones vivos en su interior encima del lugar donde ocupan sus curules los senadores del Centro Democrático. La agresión provocó que Uribe y varios de sus senadores se salieran del recinto y se dirigieran al sector de las barras, precisamente donde se habían mandado los ratones, para hablar con los agresores.

“Lo grave no es quién de ustedes lo hizo, sino quién los mandó”, señaló el exmandatario a los allí presentes. «Sería bueno saber quién fue el cobarde que mandó a hacer eso», manifestó el líder de la bancada del Centro Democrático.

La segunda vicepresidenta del Senado, Angélica Lozano, del opositor Alianza Verde, rechazó ese acto y se solidarizó con la bancada del Centro Democrático.

Funcionarios del Senado procedieron a buscar los ratones en medio de las curules donde cayeron.

La sesión, que iba a empezar a resolver el juicio político contra el magistrado Gustavo Malo, se suspendió de inmediato y se decretó un receso para identificar a los agresores a través de las cámaras de video de seguridad.

La bolsa con los ratones cayó encima de la curul del senador Santiago Valencia, quien está ubicado en una fila posterior a la de Álvaro Uribe. Valencia fue quien confirmó que se trataba de cuatro ratones vivos, tipo hamster, que cayeron como en una especie de paracaídas. Tres de los ratones quedaron al interior de la bolsa con confetis, mientras que uno quedó entre las curules.

Los senadores reclamaron a la Policía, encargada de la seguridad del Capitoplio, por no se exhaustiva en el registro de los asistentes. Los parlamentarios igualmente se quejaron por quedar expuestos y vulnerables para cualquier tipo de agresión. «Hubieran podido mandar ácido», dijo desde el atril el representante Edward Rodríguez, quien se preparaba para leer el escrito de acusación contra Malo.

«Tengo una mezcla de rabia y desilusión que nos hayan lanzado unos ratones después del acto de reconicliación que hubo en la plenaria. Es una falta de respeto con el Congreso, es una afrenta. También hay que revisar la seguridad, hoy metieron cuatro animales vivos mañana podrán agredirnos de otra forma», expresó Gabriel Velasco, senador uribista.

Congresistas de partidos de oposición también se sumaron a las voces de rechazo a este acto de agresión y se solidarizaron con los parlamentarios del Centro Democrático. Una de ellas fue Griselda Lobo (Sandra Ramírez) de la Farc, quien minutos antes había protagonizado el gesto de reconciliación en el que le regaló una matica al senador Uribe.

Deja un comentario